4 de agosto de 2013

Colonia

Por motivos de trabajo me tuve que desplazar a Alemania concretamente a Colonia y como sabia del esplendor arquitectónico de dicha ciudad me lleve mi equipo fotográfico.

La verdad que las horas que tuvimos para disfrutar de la fotografía fueron pocas pero muy productivas, solo pude estar una tarde por tan bella ciudad.

El recorido de partida comenzo en la catedral, una maravilla de estilo gotico que cuando te sitúas en su puerta principal te deja sobrecogido por la espectacularidad de sus lineas.

Entramos dentro de la basilica y la sorpresa fue que mayoritariamente el idioma que se escuchaba en su interior era el Español, dicho este matiz comentar que me gusto mucho la grandeza de la obra.

Salimos de ella y pusimos camino hacia el Puente de Hohenzollern que era uno de mis objetivos, esta situado sobre el Rio Rin y es uno de los puentes ferroviarios de mayor transito en toda Europa.

Lo recorrimos hasta la otra orilla para sacar como perspectiva que la dirección del puente nos lleve visualmente hasta la catedral y ademas que fuese bajando la luz porque estaba empezando a anochecer.

Al cruzar el puente te sorprende que todas las vallas que separan las vías de la zona para caminar están llenas de candados, hay miles y miles de ellos y de verdad que crea un efecto muy bello.

Cuando tuve la luz que me interesaba realice toda una sesión intentando conseguir una atmósfera que sorprendiese con los tonos que nos mostraba el cielo en esos momentos, que eran una mezcla de distintos colores de los cuales se impregnaban las nubes.

Segui hasta que anocheció totalmente y en esos momentos era la hora de irse a cenar en alguno de los barres que hay en las plazas cercanas a la catedral y disfrutar un rato de la noche de la ciudad, aunque no mucho porque al día siguiente salíamos temprano para España.